Autónomos en cuarentena

Lurdes López en un balcón con edificios detrás
Lurdes López en el balcón desde el que aplaude a los sanitarios

La cuarentena nos ha afectado a todos a una escala que ni nos podríamos imaginar. Todo el mundo se ha paralizado hasta tal punto que se han tenido que cancelar partidos de futbol, festivales de música e incluso postponer las Olimpiadas a 2021.

 

Rafael Larraz, empresario desde hace 22 años y doctorado en economía, piensa que esta crisis va a afectar a todas las economías por igual en un principio, pero hace hincapié en que “las que tienen un sistema industrial importante su salida será en plan V y el resto será en plan U”, es decir, que las economías que tengan una salida en plan V tardarán menos en salir de la crisis que las que tengan una salida en plan U. Rafael insiste en que los países que dependan del sector terciario lo tendrán “muy complicado” mientras que la economía de países subdesarrollados a penas se verá afectada, aunque aquellos países subdesarrollados que son utilizados como mano se obra de fundamentalmente grandes multinacionales “sí se verán seriamente afectadas”. Al hilo de los países subdesarrollados, tenemos que pensar en cómo han vivido estas poblaciones la crisis del virus, explica Lurdes López, empresaria desde hace 35 años, explica que “desde que empezó lo del coronavirus, según FAO (Food and Agriculture Organization), han muerto 750 mil niños por hambre, es decir, 750 mil niños pobres que no tenían nada para meterse a la boca, pero no hay estado de emergencia ni ninguna alarma para acabar con ello, porque el coronavirus afecta a los ricos y a los pobres, el hambre solo a los pobres”, ¿qué pasará cuando esos países subdesarrollados en los que los niños mueren de hambre digan “hasta aquí? “Solo se hace algo si peligra la vida de alguien que quieres, o si puede afectar a gente que ayuda a la economía”, explica Lurdes.

 

En Suiza, a diferencia que, en España, Carlos Larraz, empresario de 30 años, explica en un primer momento, se cerraron bares, discotecas y restaurantes, todo menos supermercados. Pero no hubo confinamiento, sí que hubo una cuarentena y el gobierno suizo pidió encarecidamente el quedarse en casa y no pasar “de cantón a cantón, mantener las distancias de seguridad, así como explicar las medidas básicas de distancias de seguridad y las cautelas que seguir para evitar el contagio”; Las empresas han seguido funcionando ni se ha notado mucho el cambio económico realmente, un tráfico más fluido y muchas filas en el supermercado y los locales cerrados.  En cambio en Francia, explica Carlos, “al pasar de frontera sí que hubo una diferencia brutal ya que en ese país colindante que es Francia había un confinamiento muy fuerte, se tomaron medidas que se endurecían paulatinamente para concienciar a la población y había que tener un justificante de movimiento obligatoria con la que sin ella te multaban”. Es posible que la economía de Suiza no se vea tan afectada como la economía española ya que abrieron los bares y las terrazas mucho antes, estando solo en cuarentena alrededor de un mes. Rafael explica que los países del sur de Europa como es España, cuya importancia del sector turístico es tan inmensa, se verá perjudicada a gran escala y lo que tendrían que hacer según su “humilde opinión, es desarrollarse en la industria agroalimentaria, siendo que gracias a su clima y su tierra podrían explotarlo mucho más”.

 

En cuanto a los empleos que van a dar la cara por el coronavirus, todos van a tener que pasar por una crisis, hay locales que van a tener que cerrar definitivamente debido a la crisis que va a venir y la incapacidad de remontar su empresa hasta un punto en el que de suficientes beneficios para pagar a proveedores, alquiler o hipoteca y sueldos. Para Rafael Larraz, los empleos que más se van a ver afectados por la pandemia mundial y la posterior crisis son “turismo, comercio, hostelería, servicios, por nombrar unas cuantas” y explica que esto es debido a el medio al contagio que los ciudadanos van a desarrollar o ya han desarrollado. No obstante, explica Rafael, “la historia nos indica que, tras el miedo, o tras un gran desastre, la gente está muy reacia al consumo de gran volumen, llámese industria automovilística, industria inmobiliaria que afecta a gran cantidad de sectores económicos”. En cuanto a los empleos o sectores que menos afectados se van a ver, principalmente serán las bancas y las gestorías, aunque a la larga, según Rafael, también se verán afectadas; “las que tendrían que funcionar cada día mejor serían las dedicadas al sector sanitario y alimentación” explica. Por otro lado, Lurdes López, opina que son los trabajos de primera necesidad los que no se verán afectados, es decir, todas las personas nacen, comen y mueren, por lo que los sectores que menos afectados se van a ver según Lurdes son los del sector sanitario, sector de alimentación y los tanatorios y enterradores.

 

¿Nos va a hacer esto más empáticos? Le pregunto a Lurdes, “eso dicen, que ha vuelto más empáticos, que estamos como más unidos todos” explica, “pero también dicen que hay personas que ni siquiera han podido despedirse de sus muertos por lo del virus y la distancia social”. Cabe preguntarse hasta qué punto nos ha hecho más empáticos y nos ha hecho más humanos si no sabemos ni si cuando esto se va a quedar como costumbre lo de tratarnos como foco de infección”, termina diciendo Lurdes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *