Adopta un animal en Zaragoza

Más de 138.000 perros y gatos fueron acogidos por las protectoras españolas durante el pasado año 2018 según el Estudio “Él nunca lo haría” sobre el abandono y adopción de animales de compañía de la Fundación Affinity. Un 43% son adoptados, un acto que implica muchas responsabilidades, la primera ser consciente sobre los pasos a seguir y los requisitos y condiciones fundamentales.

 

El proceso de adoptar un animal puede variar según la comunidad autónoma, en Zaragoza ,según indica su ayuntamiento, los requisitos son en primer lugar, ser mayor de edad y rellenar un cuestionario pre-adopción para conocer el estilo de vida del futuro dueño y conocer que perro o gato se adapta al perfil del solicitante. Es necesario firmar el contrato de adopción declarando no estar incurso en ninguna de las causas sancionadoras de la ley 11/2003 de Bienestar Animal de Aragón por la cual se garantiza la protección de los animales de compañía.

Además de aceptar el compromiso de esterilización obligatoria de gatos y perros adoptados , el contrato de adopción acredita la realización del servicio subvencionado de esterilización  en el Hospital Veterinario de la Facultad de Zaragoza, debiendo abonar el ciudadano por este servicio la cuota anualmente vigente (actualmente 30 euros). Por último, abonar la tasa de adopción correspondiente, en el caso de los perros 25 euros, y  en otros animales sin coste. Se dan excepciones del abono de esta tasa para personas con ingresos inferiores a 2,5 veces el salario mínimo interprofesional.

Para la adopción del animal en la capital aragonesa, podemos acudir a organizaciones como Zarpa o Espolones , entre otras, donde el principal objetivo es realizar todo tipo de acciones necesarias para mejorar las condiciones de visa de los animales. Además, existe la posibilidad de colaborar con organizaciones de esta índole a través de donaciones económicas o materiales, o uniéndote como socio, colaborador o casa de acogida.

 

El 2% de los animales rescatados en 2018 fueron sacrificados segun el informe «Él nunca lo haría» de Fundación Affinity. Fotografía: Noelia Amorós