El mundo rural y la conexión a Internet en tiempos de coronavirus

Mensaje muy repetido en el mundo rural durante el confinamiento. Fuente: Cecilia Policart.

Teletrabajo y clases telemáticas. Lo que muchos ven como una ventaja, para otros es un suplicio. La mayor parte de la población ha tenido que cambiar sus hábitos a la hora de trabajar y estudiar adaptándolos a la nueva situación que vivimos. Pero, ¿qué pasa con las zonas rurales? La mala cobertura de Internet es el hándicap de todos aquellos que vivimos fuera de la ciudad y estos días hemos tenido que trabajar y estudiar desde casa.

Seguramente más de uno habrá visto alguna vez en la pantalla de su ordenador el mensaje «No hay conexión a Internet», pero, ¿qué pasa cuando este aviso aparece justo antes de un examen online o de una reunión de trabajo? Si vives en un pueblo, tienes muchas papeletas de que esto te suceda. San Mateo de Gállego se encuentra a 27,5 km según Google Maps de Zaragoza, capital de provincia y, sin embargo, su calidad de Internet es pésima. Lo digo por experiencia propia.

El pasado 14 de marzo se decretó el Estado de Alarma y todos los españoles, excepto aquellas personas que ocupan un puesto en algún trabajo esencial, nos encerramos en casa. No fue mi caso y por suerte, viendo el lado positivo, sí que fue el de mi madre. Y digo por suerte ya que, si las dos hubiéramos tenido que estar en casa estos días teletrabajando y, en mi caso, además, estudiando de forma telemática no sé qué habría sido de nosotras ya que la conexión a Internet no lo habría soportado.

Según Guadalupe Moreno, redactora de Statista, la siguiente infografía «muestra cómo durante la semana del 9 al 15 de marzo aumentó un 36% el tráfico a través de las redes privadas virtuales de la marca Atlas en España en comparación con la semana anterior. En muchos otros países afectados por el COVID-19, como Italia, Estados Unidos e Irán hubo un crecimiento similar del uso, según un análisis de 50.000 usuarios de la citada empresa».

Infografía 1. El uso de la tecnología VPN en la epidemia del COVID-19. Recuperado de <https://es.statista.com/grafico/21151/aumento-de-uso-de-la-vpn-en-paises-afectados-por-el-coronavirus/>

El uso de las tecnologías ha aumentado desde que empezase el confinamiento, no es necesario corroborarlo con fuentes oficiales, es un hecho. Según un artículo de La Vanguardia del pasado 1 de mayo, «El teletrabajo aumenta dos horas la jornada y avanza su inicio». Y esto lo podemos aplicar al estudio desde casa, en mi caso universitario. Y es que, debido a la mala conexión, no puedes permitirte el lujo de coger el ordenador dos minutos antes de que comience la clase y conectarte sin dudar de que tu conexión no fallará. Cuando tengo una clase o presentación, suelo probar mi conexión, al menos, quince minutos antes para asegurarme de que todo está bien y, en el caso de que algo falle, como me ha pasado, buscar una solución a tiempo. De este modo, mi tiempo de exposición a las tecnologías, sobre todo, a mí ordenador a aumentado de forma muy notable desde mediados de marzo ya que tengo que compaginar el teletrabajo ciertos días, desde hace un par de semanas voy tres días a la oficina y dos trabajo desde casa, con el estudio telemático partiendo de que en mi pueblo la conexión es intermitente. Dicen que «Mal de muchos, consuelo de tontos» y es que esta situación la viven muchas familias, como, por ejemplo, sin ir muy lejos, en la provincia de Teruel donde «la mala cobertura de Internet dificulta el acceso de los alumnos a las clases online».

El uso de los dispositivos tecnológicos a aumentado notablemente los dos últimos meses. Fuente: Cecilia Policart.

Y, aunque muchas veces el problema de la mala conexión se encuentre en la poca señal que llega y no tanto en los dispositivos que tengamos en casa, muchos han sido los que han lanzado consejos mediante redes sociales o medios de comunicación, para tratar de solucionar los posibles problemas con dicha conexión cuando esta falla, como el vídeo que lanzó la plataforma Tecnoxplora el pasado 16 de abril:

https://www.lasexta.com/tecnologia-tecnoxplora/internet/que-hacer-si-trabajando-cuarentena-fallal-wifi_202004145e980757f1003000018ac9bd.html

Sin duda, si me dieran a elegir entre seguir como estoy ahora y poder volver al ritmo de vida que llevaba hace tres meses, compaginando la universidad con el trabajo a media jornada, lo tendría claro: vuelta al pasado. No te queda otra que adaptarte e intentar funcionar de la mejor forma posible, pero cuando los medios no contribuyen, se hace complicado. Mis estudios tampoco me lo han puesto fácil. Ser estudiante de Periodismo en tiempos de Coronavirus es todo un reto, aunque estos nos hacen avanzar y en lo académico, formarnos. Hemos adquirido una serie de competencias que quizá, si esta situación no se hubiese dado, no habríamos obtenido, como, por ejemplo, tener que realizar entrevistas mediante plataformas online. Pero, más problemas, ¿quieres entregar un trabajo de gran peso? Primero organízate para acabarlo con tiempo suficiente por si la subida se alarga en el tiempo, suele pasar; luego, cruza los dedos.

El confinamiento, a las personas que hemos tenido que conciliar trabajo y estudios, por un lado, nos ha aportado faceta muy positiva a la hora de organizar esas horas de más que hemos tenido que invertir, pero, ha sido, sin duda, un contratiempo que no solo ha afectado en lo físico, aumentando el cansancio; si no también en lo mental, causando estrés a causa de distintos motivos. Según una encuesta realizada por Telecinco, «El teletrabajo durante la pandemia provoca estrés a más del 40% de los españoles».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *