Un 2020 terminado con muchos proyectos distintos, pero con la misma solidaridad de siempre

Texto por: Bárbara Alegre

Believe in Art ha cerrado su 2020 con una gran variedad de proyectos terminados con éxito y muchas iniciativas más por empezar. Comenzaron el año pintando un mural de 50 metros en el colegio zaragozano La Salle Montemolín, donde recibieron el Premio a la Paz 2020 en sus 33 edición. En marzo llegó el confinamiento y con este un cambio sustancial en la vida de todos, pero esto no hizo que las buenas acciones cesaran.

Niños del Colegio La Salle Montemolín pintando el mural solidario en el patio junto a uno de los voluntarios de Believe in Art
Mural solidario realizado en 2020 en el Colegio La Salle Montemolín. Foto realizada: Believe in Art

La ONG –que se dedica desde hace casi ocho años a, tal y como ellos mismos describen, «cambiar y humanizar los, hasta ahora, fríos espacios hospitalarios»– supo adaptarse a las nuevas circunstancias de la pandemia. Organizaron un concurso por redes sociales con una gran acogida entre sus seguidores. Primer Concurso de Ideas Confinadas fue puesto en marcha para premiar las mejores ideas de los participantes que se pudieran llevar a cabo durante el confinamiento. Las dos mejores propuestas, votadas también por sus redes sociales, se pusieron en marcha en mayo –además de ganar varios premios–. Estas ganadoras fueron anunciadas en el programa Otro punto de vista de Aragón TV.

Tras acabar el periodo de confinamiento, Believe in Art volvió a hacer su primera acción en julio. Esta vez llevaron a cabo una intervención muy distinta a lo que estaban acostumbrados. Pintaron un mural de más de cuatro metros de altura en el Juzgado de Menores de Zaragoza de la mano de la artista Rocío Gallardo, acción que contó con la financiación de Zaragoza Cultural.

En septiembre volvieron a la carga iniciando un proyecto que debería haber tenido lugar en marzo, pero por el confinamiento fue imposible. Pintaron en el jardín interior del Hospital San Juan de Dios un mural de 50 metros de largo con la artista Lorena Domingo Aliaga. A partir de entonces, en los siguientes meses siguieron con más intervenciones en hospitales y demás espacios, adaptándose cada vez más a nuestras nuevas vidas. También sacaron a la venta 25 bolsas pequeñas realizadas por distintos artistas voluntarios para guardar las mascarillas. Llegaron a venderse todas en menos de una semana y los fondos que se recaudaron fueron destinados para pintar las Urgencias del Hospital Infantil de Zaragoza.

Entre estas iniciativas más distintas, se encuentran también el concierto solidario realizado en diciembre, la exposición que hicieron en noviembre en el Centro de Historias de Zaragoza: III Desmontaje. Un hospital con gesto y corazón o la tercera gala de los Premios Corazón de Oro a finales del mes de noviembre. Esta gala se hizo mediante un directo en la cuenta de Instagram de la asociación, adaptándose así a las nuevas medidas. Se premió y reconoció la labor de personas y asociaciones «dignas de admiración» y contó con la presencia del escritor y periodista cultural, Carlos del Amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *